El abuso de opiáceos costó a EE UU en 2015 medio billón de dólares